Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Pinos

Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

     ◈ Al suroeste de Zacatecas, rodeado de montañas rojas, Pinos se desliza en el tiempo con la mirada puesta en sus viejas minas. Por cualquier lugar se alzan las alargadas siluetas de las troneras, añorando el humo que antes despedían. Bajo éstas quedaron las antiguas haciendas de beneficio. 

Como entre ruinas, los habitantes pasan sus días, algunos entran a la parroquia para adorar a “Papá Jesús” o miran la tarde sentados en una banca del Jardín de las Flores.

▁▁▁▁▁▁
Mientras el único panadero que sigue haciendo pan de horno le vende un bolillo de leche a un niño, alguien bebe mezcal en la cantina Puerto Arturo y otros más asisten a un taller de manualidades en el patio del viejo convento franciscano.

Cerca de ahí, una mujer se asoma a la calle desde un balcón enrejado, quizás esperando que llegue diciembre y, con él, la noche cuando todo se ilumina con la luz de faroles de múltiples colores.

.
.

Entra a Puerto Arturo, la cantina más antigua del pueblo, y bebe mezcal.

Visita el paisaje subterráneo del hotel El Mesón del Conde, adornado con un Cristo negro.

Conoce el Templo de San Francisco y el Instituto Municipal de Cultura.

La Feria Regional, en honor a San Matías, se celebra del 14 al 25 de febrero. Teatro, música, bailes y muestras gastronómicas forman parte de la algarabía.

En la Fiesta de los Faroles, del 30 de noviembre al 8 de diciembre, se celebra el novenario de la Inmaculada Concepción. Durante esos días la calle Tlaxcala se ilumina con faroles de colores y cazuelas de barro con cebo encendido. 

Barrio de Tlaxcala

Cuatro cuadras al poniente del Jardín de San Francisco se encuentra lo que fue el barrio tlaxcalteca.

En él se abre una linda plaza donde se sitúa la Capilla de Tlaxcalita, en cuyo interior verás un deslumbrante altar barroco dedicado a la Inmaculada Concepción; también cuenta con un bello camarín de planta octagonal, único en la región.

Pasaje subterráneo

Pasa una noche o, al menos, la tarde en el hotel boutique El Mesón del Conde. Es un antiguo mesón a medias reconstruido —en el patio interior, la parte que no pertenece al hotel está casi en ruinas, mientras que la otra reluce con sus arcos recién pintados—.

El resultado es una extraña pero intrigante atmósfera, como si el pasado y el presente se hubieran puesto a dialogar de un barandal a otro. 

Seis cómodas habitaciones, una terraza, un pequeño salón de billar y una cocina hecha de talavera forman parte de sus atractivos.

Nadie debe perderse una visita a su pasaje subterráneo, cuya salida está adornada con herramientas de minero y, un poco más al fondo, algo escondida, se encuentra la imagen de un Cristo negro.

 

Templo de San Francisco
e Instituto Municipal de Cultura

El interior del Templo de San Francisco resguarda tres fulgurantes retablos barrocos. Los laterales, de columnas salomónicas, guardan con cariño las figuras de la Virgen de Guadalupe y San Antonio de Padua.

El altar principal, en barroco estípite, está dedicado a Nuestro Padre Jesús —adorada imagen de Pinos—, sobre él se encuentra San Francisco de Asís y, más arriba, una réplica del Cristo Negro de Esquipulas, portando una curiosa peluca güera.

En la puerta de la Capilla de la Virgen de la Soledad se observa la imagen del “Cristo Roto”, una figura de pasta de caña de maíz que por accidente quedó mutilada.

Por su parte, el convento ha visto correr demasiada historia. Fue cuartel militar, rastro y escuela. Hoy funciona como el Instituto Municipal de Cultura.

Aquí se imparten talleres de manualidades y se llevan a cabo exposiciones. Su patio fue restaurado, procurando restituir los pigmentos naturales que usaban los artistas indígenas en el siglo XVII en arcos y columnas.

Otros atractivos

Museo Comunitario IV Centenario
Plaza de Armas
Parroquia de San Matías
Torre del Reloj Público

Camina por sus explanadas
y bebe mezcal en Puerto Arturo

Las explanadas de Pinos te parecerán un encanto, pues están llenas de árboles, bancas y calma. Visita los jardines San Francisco, de las Flores y Juárez. ¿Cuál eliges para pasar una tarde llena de tranquilidad?

Termina tu día con un mezcal en Puerto Arturo, la cantina más antigua del pueblo, con sus puertas que se abren y cierran de cuando en cuando.

Haz la ruta de
las biznagas gigantes

Descubre una amplia variedad de cactáceas que sobresalen por su gran tamaño, las hay hasta de dos metros de altura y cientos de kilos.

Visita la Hacienda
La Pendencia

Una antigua hacienda ganadera del siglo XVII que hoy fabrica mezcal. Se encuentra a 21 km de Pinos.

Aquí conocerás el proceso por el cual las piñas de agave son cocidas con vapor a presión en hornos de piedra para, después, ser trituradas con poderosas tahonas jaladas por un tractor, dando vida así a esta deliciosa bebida.

La Pendencia es una visita obligada durante tu estancia en Pinos.

Otros actividades

Camina por los jardines del centro
Explora las derruidas Haciendas de Beneficio
Prueba el queso de tuna

Encuentro de Danzas Tradicionales

Durante el mes de julio Pinos se llena de música, colores y folclor en el Encuentro de Danzas Tradicionales. En este evento participan grupos de danzantes nativos.

Podrás ver no solo las danzas tradicionales de Pinos, sino las que se realizan en carnavales y fiestas religiosas de otras partes del estado y el país.

Feria Regional

Las fiestas en Pinos comienzan en febrero, cuando se lleva a cabo la Feria Regional, del 14 al 25 de febrero. En esos días la fiesta se hace en honor de San Matías, patrón del pueblo.

Los mineros comenzaron a adorarlo desde el siglo XVI, cada 24 de febrero, y desde entonces la fecha no pasa desapercibida. Teatro, música, bailes y muestras gastronómicas forman parte de la algarabía.

❖  Fiesta de los Faroles

Del 30 de noviembre al 8 de diciembre se celebra el novenario de la Inmaculada Concepción. Durante esos días la calle Tlaxcala se ilumina con faroles de colores y cazuelas de barro con cebo encendido.

Llegan romerías de las comunidades locales y la virgen es sacada de su capilla para peregrinar por las calles.

El último día, el de la Fiesta de los Faroles, a la entrada del pueblo se encuentra la gente que viene de otros lados con los jóvenes que subieron al Cerro de la Gallina, y bajaron simulando la antigua llegada de los tlaxcaltecas, y los corredores que traen desde la Basílica, en la Ciudad de México, una antorcha encendida.

Conoce todos sus atractivos,
actividades y recorridos.


                        
                        
                                                                    

También en esta edición
In this edition

Compartir